La Escuela Bananera Banelino Promoción 2017

Banelino por tercera ocasión gradúa a 54 jóvenes hijos de los productores bananeros de Mao y Montecristi, quienes recibieron capacitación en los sistemas de producción de banano orgánico.

45 varones y 9 hembras, recibieron 8 módulos teórico práctico en los sistemas de agricultura orgánica y biodiversidad.

Banelino como asociación de pequeños productores de banano agroecológico, es la única organización que forma jóvenes en este renglón con estas características.

Estos jóvenes que aún no terminan sus estudios están preparado para insertarse en la transformación e innovación de la industria del banano orgánico en la República Dominicana.

Este programa estuvo bajo la responsabilidad de Gustavo Gandini y la coordinación logística de Yahaira Pichardo, con Andrés Peralta como facilitador.

Graduación promoción 2017 de la Escuela Bananera BANELINO

El pasado miércoles 27 del mes de octubre se graduó la tercera promoción de la Escuela Bananera donde obtuvieron conocimientos en el sistema de producción de banano orgánico 54 jóvenes, hijos e hijas de productores de nuestra asociación. Dicha capacitación se dividió en 8 módulos teóricos-prácticos donde los jóvenes aprendieron sobre Agricultura Orgánica, Producción Bananera, Biodiversidad, manejos fitosanitarios, Certificaciones y la relación con la asociatividad.

El entrenamiento estuvo a cargo del colaborador Andrés Peralta, quien mantuvo vivo el color del entusiasmo por la Agricultura, teniendo excelentes escenarios como fincas modelos de productores de Banelino e instituciones como FUMCA y Plantaciones del Norte.

Estas capacitaciones tratan de romper el molde de la educación tradicional insertando jóvenes con capacidad de crear y ser estratégicos frente a dificultades en la cotidianidad en el ámbito en que deseen desarrollarse.

A continuación algunos testimonios de los estudiantes:

Mi nombre es Freddy de Jesús Rodriguez, nieto de Rumaldo Rodríguez, quien es productor de la Zona Productiva San Isidro.

Desde que tengo uso de razón estuve rodeado de banano, mis primeras experiencias fueron cuando estaba de vacaciones del colegio y me iba algunos fines de semana con mi abuelo para la finca.

Con el tiempo me interesé más en el banano; fue a mis 14 años, cuando mi papá Freddy Rodríguez arrendó una pequeña finca de banano de (40 Tas.), lo acompañaba en las labores, cuando tenía tiempo las hacíamos juntos, de ahí fui adquiriendo conocimiento, junto a mi abuelo también. Ellos me dieron las herramientas para ser agricultor como ellos.

Después que terminé el bachiller me decidí a seguir aprendiendo sobre el banano, tal fue mi pasión que decidí estudiar agronomía, la cual me ha abierto un mundo de conocimientos por delante.

Me enteré de la escuela bananera por Yahaira Pichardo, quien es la encargada de capacitaciones en Banelino, desde el primer momento que me comentó que si quería participar y le dije que sí; dentro de mis expectativas fueron el aprender y reforzar mis conocimientos en este cultivo y aplicarlos en las fincas de mi abuelo y mi padre.

A nivel de experiencia me pareció muy buena, además aprendí muchas cosas nuevas que no sabía del banano, fue un placer haber realizado este curso, dándome otro punto de vista sobre la agricultura orgánica. Permitió desarrollar mis capacidades, lo mismo con los hijos y nietos de otros productores.

Mi nombre es Carlos Tejada, soy hijo de Ramón Tejada Productor, de la Zona Productiva La Caída. Desde mi niñez me ha gustado la naturaleza y velar por el cuidado del medioambiente; es tanto así que tomé la decisión de estudiar turismo como carrera para promover los atractivos naturales que tenemos en nuestro entorno.

Escuché de la Escuela Bananera por unos productores de Banelino, me interesé ya que tenía la necesidad de aprender más de lo que ya conocía sobre el banano, gracias a la experiencia adquirida en la finca de mi padre, quería conocer más sobre banano.

Mi experiencia dentro de la Escuela Bananera quedó superada, vimos todo lo que es la producción, la importancia de la agricultura orgánica y todo el proceso de trazabilidad para producir un banano   orgánico y de calidad. No obstante mi satisfacción fue mayor, ya que tuvimos la oportunidad de aprender lo que es trabajar en equipo y así continuar promoviendo los valores de solidaridad, el respeto a los demás y al medioambiente.

Los conocimientos adquiridos no solo servirán para implementarlos en la finca familiar, sino que esto me motivó a ser productor de banano, también.

Gleidy Medrano, hija de Bienvenida Zapata y Ramón Medrano, ambos productores de la Zona Productiva de San Isidro, más que una experiencia ha sido una enseñanza edificativa, la cual ha creado en mí ser una pasión inmensa por la agricultura orgánica.

Esta experiencia ha formado mi vida cotidiana en un arte de cuidar la tierra y valorar más el planeta.

Gracias a Banelino a través de la Escuela Bananera he fortalecido mis conocimientos esperando ponerlos en práctica en mi vida, cultivo, sociedad y pasar a mis generaciones.

Mi nombre es Elvis Ferreira, hijo del productor Elvis Ferreira de la Zona Productiva La Caída, mi expectativa al empezar el curso era verificar mis conocimientos sobre el banano, pero desde el primer día que asistí a la Escuela Bananera me di cuenta que aquellas “no muy altas” expectativas, ya se habían cumplido, pero además superado a nivel impresionante. Desde el primer momento noté que crecería profesional y emocionalmente.

En todo el trayecto profundicé los conocimientos sobre el banano orgánico, sus características únicas, su método de manejo, el trato óptimo y mucho más; pero el conocimiento acerca del banano no fue lo único que logré adquirir, también logré superarme como persona analizando y reconociendo situaciones y problemas que se viven día a día y adoptando una mentalidad más abierta dentro de las adversidades del medio.

Esta experiencia única e inigualable trascenderá en mi carrera y será mi apoyo en la implementación de técnicas en la finca de mi padre.